Eristalis tenax, una mosca beneficiosa para la agricultura

Contraste entre sus estados larvario y adulto

Eristalis tenax buscando polen y nectar en una flor

Se trata de una mosca cernidora perteneciente a la familia Sirphydae.

A simple vista se parece mucho a una abeja, y por ello se la conoce vulgarmente como mosca abeja o mosca zángano, tanto pos su tamaño como por las rayas y colores de su cuerpo.

Se puede ver fácilmente la diferencia fijándose en las antenas. En el caso de las abejas, que son hymenopteros, son largas, mientras que en el caso de esta y otras moscas, que son dípteros, las antenas son muy cortitas. Además, los ojos de las moscas son mucho mayores y salientes del cuerpo.

La hembra pone los huevos sobre materia orgánica en descomposición, como estercoleros, alcantarillados y sitios similares. Cuando nacen las larvas, alargadas y con una extensión que se parece a la cola de un ratón y que les sirve para respirar, se alimentan de las bacterias que encuentran en el medio en que viven.

Eristalis tenax sobre una planta de Eringium campestre (Cardo setero)

La ingesta de agua u otros alimentos contaminados por estas larvas produce una enfermedad conocida como miasis que puede afectar al intestino u otras partes del cuerpo, que a veces no presenta síntomas, pero generalmente produce diarreas y malestar general que es tratado sin dificultad.

Las moscas adultas, por el contrario, las encontramos en las flores, alimentándose de polen y néctar, actuando como polinizadoras. Son por lo tanto beneficiosas para la agricultura.